El lesbianismo no es transmisoginia

Creo que ninguna de nosotras nos imaginábamos que las tesituras del feminismo iban a acabar con una postura “pro-trans” y “anti-trans” disfrazada y tergiversada de abolicionismo, pero en estas estamos.

Dentro de “las abolicionistas” ayer me topé con un tuit con un claro tono de amenaza en el cual se afirmaba, y cito textualmente, “vosotras también vais a hartaros de vernos a las millones de lesbianas que no vamos a permitir que nos borren y nos impongan un pene”, recordándonos con mucha amabilidad la fecha del orgullo y también recalcando que estaban haciendo asambleas de lesbianas abolicionistas.

Sinceramente, no doy crédito con esta situación. No doy crédito en cómo el “movimiento abolicionista” se ha convertido en un grupo violento y transfóbico que está instrumentalizando el abolicionismo para atacar a uno de los colectivos más vulnerables dentro del sujeto del feminismo, que son las mujeres trans. Que tengan el valor, y la poca vergüenza, de seguir hablando de lobby trans proxeneta, y que uno de sus principales núcleos de acción sea violentar y agredir a mujeres trans.

Tampoco doy crédito al auge de narrativas lésbicas transmisóginas, que se están sumando a las lógicas y a las narrativas de abuso y agresión contra las mujeres trans, afirmando cosas tan violentas y tan poco ajustadas a la realidad, como que hay una “imposición de penes” por partes de las mujeres trans, y de las mujeres lesbianas (que también somos millones) que defendemos y entendemos nuestro lesbianismo libre de transmisoginia.

La transmisoginia es una lacra social que atraviesa transversalmente cualquier capa de la vida social, y de la cual hay muy poca respuesta contundente y muy poca repercusión social negativa cuando se cae en ella. Podría nombrar a varias cabezas de ese movimiento abolicionista que está en auge, claramente transmisóginas, con libros y publicaciones, programas de radio e invitaciones a la televisión, cuyas afirmaciones transmisóginas y violentas ni siquiera las hace despeinarse, ni perder un sólo trabajo o evento.

El lesbianismo ha tenido que trabajar con la propia transmisoginia que lo atravesaba desde sus inicios. Deconstruyéndose y entendiendo finalmente, que el lesbianismo o la atracción de una mujer con otra mujer no se reduce a la atracción de un coño por otro coño. El lesbianismo es una orientación y una identidad multidimensional y compleja, en donde los mecanismos de atracción, intimidad, confianza, complicidad y deseo, van más allá de la asociación con un genital.

Reducir el lesbianismo a la atracción de un coño por otro coño es cosificante y deshumanizante. Además de indudablemente transmisógino. Y no puede dejar de sorprenderme que estas posturas vengan de feministas supuestamente radicales, cuándo una de las máximas del feminismo radical era la superación de la biología como destino y dejar de concebir a las mujeres supeditadas a sus úteros.

Qué curioso que estemos de vuelta aquí. Intentando reducir una identidad muy compleja y muy entramada a pura atracción sexual centrada en unos genitales. Obviando por completo un montón de mecanismos de pertenencia, de intimidad, de confianza y de deseo que transgreden lo puramente sexual, y que por tanto, superan las lógicas genitocentradas. 

Yo soy lesbiana, y me gustan las mujeres. Me gustan las mujeres, y no los coños, porque comprendo que lo segundo es una reducción y una cosificación de lo que es ser mujer que es errónea, y que sí que borra realmente lo que puede ser una mujer, una “identidad femenina”, convirtiéndonos directamente en coños con patas, en donde todo lo que nos ocurre, desde las opresiones hasta las atracciones de nuestro deseo, están filtradas por ese genital que es un 10% de nuestro cuerpo, y de nosotras.

El lesbianismo no es transmisógino en esencia, y no voy a consentir que se instrumentalice mi orientación del deseo y mi identidad para seguir perpetuando unas narrativas transmisóginas que son primero mentira, y segundo, tremendamente dañinas.

Todas y cada una de las afirmaciones transmisóginas que leo de mano de estas “feministas abolicionistas” o de lesbianas que afirman que las están imponiendo un pene me hace pensar que ninguna de ellas han tenido a mujeres trans cerca. Que no las conocen, que no entienden su realidad. Y probablemente, que no merezcan hacerlo.

Me considero realmente afortunada de tener en mi círculo cercano muchas mujeres trans sáficas, de las cuales aprendo cada día, y no solo hacen mejorar mi activismo, sino que también me han enseñado sobre mi deseo y sobre mi atracción a las mujeres de una manera no cisnormativa y genitocentrada.

Jamás. Y lo repito, jamás. Me he sentido violentada ni presionada ni se me ha impuesto un pene por ninguna mujer trans. Nunca. Es curioso que a las mujeres trans se las acuse de depredadoras en la cama, cuando son ellas las que más pueden sufrir agresiones y violencias en el espacio íntimo, y a las que más vulnerabilidad se exponen. Las que más miedo pueden llegar a tener precisamente por la narrativa extendida en el lesbianismo de que la mujer es un coño, y que una mujer con cualquier otra genitalidad es peligrosa.

No pienso consentir que se sostenga esta narrativa, que se use como arma arrojadiza, y sobre todo que se use como clave identitaria lésbica. No sé si realmente hay millones de lesbianas que piensan que el lesbianismo es que te gusten las mujeres con coño, pero realmente pienso que somos muchas, las que pensamos y vivimos nuestro lesbianismo fuera de las lógicas genitales, y que no expulsamos a mujeres de nuestra identidad sólo porque tengan una corporalidad diferente a la nuestra.

Y que si el feminismo se está convirtiendo en una batalla campal de “abolicionistas” contra “pro-trans” y realmente tenemos que elegir un bando, yo tengo bastante claro cual es el mío. Porque las mujeres trans, son mucho más mías que la panda de violentas y energúmenas que se hacen llamar “abolicionistas”.

En la calle con vosotras siempre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s