¿y el capitalismo pa’ cuando?

(…) contribuyen decisivamente a enmascarar la esencia criminal del capitalismo como destructor de los seres humanos, incluso en “tiempos de paz”

ángeles maestro – el grito: capitalismo y enfermedad mental

la mayoría de mi trabajo, de mis investigaciones, así como mis clases y talleres, giran alrededor de la conjunción entre capitalismo y otras esferas de la vida (particularmente, la salud mental y la sexualidad, que son mis dos campos de trabajo principales). sé que mucha gente se pregunta: ¿por qué hablar de sexualidad y capitalismo?, ¿por qué los vínculos entre salud mental y capitalismo?, yo siempre respondo: ¿por qué no hablamos más de capitalismo? y su vinculación e impacto en cualquier esfera de la vida.

el capitalismo es un sistema de organización social y económico que es pro-beneficios, pro-mercado e indudablemente anti-persona, como bien dice ángeles maestro, la esencia del capitalismo es criminal, y se basa en la aniquilación de las personas en pro del capital.

el capitalismo impacta en nuestra salud y nuestra esperanza de vida, como se demuestra en la diferencia abismal (en muchos casos de décadas) entre la esperanza de vida de los barrios adinerados de la ciudades frente a la esperanza de vida de los barrios obreros. es un sistema que genera altas cuotas de sufrimiento psíquico y de inadaptación social. nuestros cuerpos rechazan completamente este sistema invivible, y la única manera en la que puede ser manejable es que tengamos el suficiente poder adquisitivo, estabilidad material y social para poder soportarlo.

en estos momentos, que podemos llamar la etapa neoliberal del capitalismo o de capitalismo tardío, las lógicas del capital han conseguido absorber y sobreponerse sobre cualquier otra esfera de la vida.

para poder hablar de capitalismo, y mencionarlo de manera constante, hasta que a todo el mundo le entre en la cabeza qua la principal razón por la que estamos tan tristes, tan solas, tan desposeídas y en general, tan jodidas, es por las lógicas del capitalismo. y estas lógicas están sostenidas sobre un concepto clave: la mercantilización de la vida.

la mercantilización de la vida incluye toda una serie de procesos de irrupción de las lógicas del capital y del mercado en esferas de la vida que no se regían mediante esas lógicas, sino que estaban basadas en otros supuestos como la colectividad, el apoyo mutuo, el cuidado, y un largo etcétera. entre ellos, podemos ver el campo de la educación o de la salud, pero también el campo de las relaciones interpersonales y la sexualidad.

esto nos lleva a un “mundo alrevés”, como nos recuerda ángeles maestro en dónde, gracias a los medios de (mal)comunicación masivos, se comienza a hablar de las estructuras del capital y del mercado como si fuesen personas, atribuyéndoles estados de ánimo o emociones humanas. pero, este juego, también lleva implícito la cosificación y mercantilización de las personas, quedando reducidas a pura mercancía y llegando al punto en que las características personales de alguien, sólo son válidas e útiles en cuanto a su valor económico y mercantil.

la mercantilización de la vida se sostiene sobre dos lógicas principales: la productividad y la dicotomía inversión/beneficio. la primera se refiere al hecho que lo útil o valioso que seas para el sistema, sólo va a depender de cuánto produzcas, y sobre todo, cuánto valor económico o mercantil tenga eso que produzcas. la segunda, se refiere a que todo aquello que realices, el tiempo que te tomes, las relaciones que establezcas, lo que decidas estudiar, y un largo etcétera, se vean como inversiones que sólo realices si está claro que vayas a tener algún beneficio de cualquier tipo. aunque principalmente sea un beneficio económico, ya que otra de las consecuencias de la mercantilización de la vida, es que todo puede ser monetizable.

que no se hable como se debería, o que en muchos casos directamente no se mencione en absoluto, de estas lógicas de mercantilización de la vida, solo pone sobre la mesa, entre otras cosas, lo colonizadas que estamos. el imperialismo estadounidense, neoliberal hasta la médula e hiperindividualista ha llegado y se ha afianzado en mayor o menor medida, en todos los lugares del mundo. hemos sido absorbidas por “el sueño americano” y realmente se ha extendido toda la idea que sino triunfas es porque no te has esforzado lo suficiente, que si quieres puedes, que vales en la medida en la que sabes venderte y eres empleable, que siempre puedes triunfas si emprendes, si arriesgas, si te haces valer.

estas narrativas, además de increiblemente dañinas, ya que están ignorando por completo las lógicas sociales y políticas, en donde es imposible que si quieres puedes, sino tienes la suficiente seguridad material y económica para sostenerte, no encuentran (salvo en círculos o espacios muy concretos) apenas resistencias, críticas o al menos un mínimo de cuestionamiento sobre sus lógicas.

esto se debe principalmente al nivel de despolitización (muy vinculado a ese hiperindividualismo imperante) de muchas esferas de la vida, lo cual ha favorecido al avance incontrolable de las lógicas del mercado y del capital arrebatando todo. los movimientos políticos de izquierdas radicales (que también estuvieron muy vinculados con la lucha de la emancipación sexual o los derechos de las personas psiquiatrizadas, entre otros), empezaron a perder fuerza apartir de los 90, y acabaron practicamente desapareciendo o convirtiéndose en residuales, y conceptos como la de la lucha de clases u obrera o la liberación sexual radical, se vieron relegados a círculos muy concretos que no llegan a la mayoría de la población, o que si llegan, se encuentran con un gran rechazo.

es increiblemente necesario que hablemos de capitalismo y de las lógicas de la mercantilización de la vida.

es imperante que consigamos salir del individualismo en el que estamos para poder darnos cuenta que la principal razón por la que nos encontramos en la situación en la que estamos es porque vivimos en un sistema económico y social invivible e inhumano. que sepamos cómo trabaja, como se disipa en cada uno de los rincones de nuestra vida cotidiana, que tengamos herramientas para enfrentarnos a él y que volvamos a recuperar la lucha política radical de la que veníamos, para poder encarar sus lógicas desde lo común, lo colectivo y el apoyo mutuo.

porque el capitalismo nos mata.

así, vuelvo a la pregunta y la reflexión que planteaba al principio. la clave estaría no en preguntar porqué hablar de sexualidad y capitalismo, o salud mental y capitalismo. sino porqué no hablar más de capitalismo. y poder así, construir un marco de referencia común en el que poder hablar de él, argumentar sobre él, y finalmente, luchar contra él.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s