heterosexualidad obligatoria: reflexiones y horizontes abiertos

on

no suelo enzarzarme en discusiones de twitter, la verdad, porque creo que llega un punto que ni nos escuchamos ni nos entendemos, y por tanto, la discusión es bastante contraproducente. eso no quita que un debate sobre la heterosexualidad obligatoria sea necesario, y que tenemos que seguir hablando de ella, sobre todo cómo nos afecta a las mujeres sáficas.

estas son unas pequeñas pinceladas y reflexiones que giran sobre todo alrededor de los textos de “el pensamiento heterosexual” y “heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana”, teniendo en cuenta que ambos textos necesitan revisión y adaptaciones, pero creyendo a su vez que muchas de sus reflexiones han sido malinterpretadas.

creo que todo el lío que está habiendo con la “lucha” bi/lésbica sobre la heterosexualidad obligatoria es que en algún momento de la lucha lgbt y feminista, hemos despolitizado la sexualidad, sobre todo después de alcanzar derechos como el matrimonio igualitario. esto ha llevado a que hemos dejado de reflexionar sobre la heterosexualidad realmente una manera de ordenar los cuerpos y los deseos (langarita, 2015) que incide en cómo nos organizamos socialmente, que codepende de la cisnorma y que tiene una relación simbiótica con el capitalismo. 

hemos llegado, en mi opinión, a que en los últimos años en los que se habla de “heterosexualidad” como una “expresión más de la sexualidad humana que es diversa” y estamos perdiendo el peso político de las identidades. con esto, no estoy entrando en la narrativa de ugh que asco heteros, porque va más allá de eso. yo no estoy juzgando que a las mujeres le gusten los hombres y a los hombres las mujeres, sino que hayamos despolitizado el hecho que la heterosexualidad se rige por normas de heterosexismo y de asunción de heterosexualidad que sigue imperante hoy en día. me gusta mucho esta definición de pichardo: “ideología dominante en nuestra sociedad en base a la cual se establecen las relaciones heterosexuales como la norma y patrón a seguir. se forma de esta manera la base para que toda orientación no heterosexual pueda ser rechazada, alienada y relegada a lo “anormal” y a lo “otro”.” (pichardo, 2005, 17)

además, creo que el problema también surge de cómo los dos textos para mi más fundacionales de la reflexión de heterosexualidad obligatoria es que ambos (pensamiento heterosexual de wittig y heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana de rich) son dos textos escritos por mujeres lesbianas, escritos en épocas muy concretas en donde por ejemplo no había una espacio de reflexión y de significación político real para las mujeres bis (el texto de wittig es del 78, el de rich del 80) y están escritos con un tufillo un pelín esencialista que es comprensible por la época.

pero en ambos textos, se plantea la idea de como la heterosexualidad (wittig habla de que la heterosexualidad funciona como régimen político y que está hecha para oprimir a aquellas que no lo sean) y la heterosexualidad obbligatoria pueden ser no solo conceptos que oprimen y constriñen la sexualidad de las mujeres lesbianas y bisexuales, sino que pensando en la heterosexualidad desde un punto de vista político, es un concepto que ayudar a reflexionar sobre la propia vivencia de la sexualidad en mujeres sáficas, mujeres que se relacionan con mujeres, etc.

obviamente son textos antiguos, que requieren matizaciones y contextualizaciones, pero para mi lo interesante de ambos textos es que podemos sacar de ambos reflexiones que siguen vigentes hoy en día sobre sus núcleos duros, que hacen que obviamente tengamos que contextualizar textos de hacer 40 años, pero que nos sean útiles o desechables a un nivel de análisis y de reflexión política.

esto segundo me parece clave, y una parte esencial del trabajo de wittig y rich que luego han recogido muchas lesbofeministas y personas que trabajan hoy en día la heterosexualidad obligatoria. el seguir hablando sobre ella como algo político algo estructural y fijado en relaciones de poder y que va más allá de nuestras experiencias individuales, aunque nuestras experiencias individuales y la manera de vivirnos dentro de la heterosexualidad obligatoria sea radicalmente diferente.

básicamente lo que hace rich es elaborar un ensayo en el que habla de los tipos de opesión específica que los hombres ejercen sobre las mujeres principalmente en el plano sexual (controlan su sexualidad, sus cuerpos, su capacidad reproductiva) pero también a un nivel general (si puede trabajar o no, su dinero, etc). es un texto que puede ser revisado porque obviamente habla de experiencias de mujeres cis en el contexto de estados unidos de los 80. pero me pasa como con wittig, creo que el núcleo duro es interesante, recuperable para la actualidad y sobre todo aplicable a mujeres bis. (quiero aclarar que yo no soy bisexual, así que si patino al respecto, ruego que me disculpéis. me suelo relacionar con mujeres bisexuales más que con mujeres lesbianas, así que creo que estoy más en contacto con vuestra realidad aunque no pueda vivirla).

y cuando desarrolla la heterosexualidad obligatoria lo plantea como la heterosexualidad como destino único y último para las mujeres, un “haz de fuerzas que han convencido a las mujeres de que el matrimonio y la orientación sexual hacia los hombres son componentes inevitables en sus vidas, por más insatisfactorios u opresivos que resulten.” (1996, 29)

obviamente, comprendo que las mujeres bisexuales sienten atracción por los hombres, y por tanto los deseos y las vidas con hombres no resultan opresivos e insatisfactorios, pero creo que el funcionamiento de la heterosexualidad obligatoria (ese haz de fuerzas) es fácilmente aplicable a mujeres lesbianas, bisexuales y mujeres que se relacionan con mujeres sin identificarse con ninguna de las dos etiquetas

ella plantea, además que la heterosexualidad obligatoria se mantiene sostenida en el tiempo porque tiene muchas maneras de perpetuarse, y cuyos principales mecanismos son la idealización del matrimonio y del enamoramiento. algo super vigente hoy en día. y creo, esto es opinión personal, que estos dos mecanismos en concreto os afectan más a las mujeres bisexuales que a las mujeres lesbianas, porque las mujeres lesbianas acaban “huyendo” (permitirme la expresión) de sus relaciones con los hombres y por tanto del las lógicas del enamoramiento y del matrimonio heterosexual. (otro melón ahora es el de la homonorma, que hace que todos estos mecanismos se repitan pero se traduzcan a parejas de hombres o mujeres, pero eso es otro tema para otro día).

otro concepto súper interesante que creo que también “ayuda” a la idea que la heterosexualidad obligatoria es solo de lesbianas, aunque el propio concepto no lo plantea, es el de “continuum lésbico” (yo uso experiencia sáfica, realidades sáficas, etc, como identidad o espacio político común de mujeres lesbianas y/o bisexuales), rich define el continuum lésbico así: “rango -a través de cada vida de la mujer y de la historia- de experiencias femeninas, no simplemente el hecho que una mujer haya tenido o de manera consciente haya deseado una experiencia sexual genital con otra mujer” (“range—through each woman’s life and throughout history—of woman-identified experiences, not simply the fact that a woman has had or consciously desired genital sexual experience with another woman”).

obviamente creo que la definición necesita matices, y que se ve la transmisoginia de rich en esa obsesión por la “experiencia femenina” (que al final es la experiencia de la mujer blanca cis) y del contacto genital. pero, creo que es un concepto mal entendido que ha derivado a entender la identidad lésbica-política como un espacio al que pueden “adherirse” las mujeres heterosexuales. a mi parecer, lo que está haciendo rich, es poner sobre la mesa las experiencias comunes de mujeres (sexuales, de compañía, de apoyo mutuo, económico, etc) que se escapan a las lógicas de la heterosexualidad obligatoria, por tanto, a las mujeres lesbianas y bisexuales.

creo que es precisamente ese espacio en donde tenemos que generar el debate, porque creo que sí, que hay una experiencia de hetetosexualidad obligatoria común (como opresión política que ejerce la heterosexualidad como ideal regulatorio y organizador social) que nos es compartido a mujeres lesbianas y bisexuales. y creo que poder encontrar un espacio de identidad sáfica, como herramienta política e identitaria parecida a marika, nos ayudaría mucho a poder tejer redes en común que dejen de separarnos a mujeres lesbianas y bisexuales, las cuales tenemos, para mi gusto, mucho más en común que con hombres gays u hombres bisexuales

teniendo en cuenta, que los textos hay que revisarse, y que en todas estas reflexiones y espacios políticos por supuesto entran las mujeres trans y las personas transfemeninas, y establecer un diálogo de encuentro en el que también encajen las experiencias del deseo de personas nb, pero creo que la base está ahí y que tenemos que generar un debate sobre ella

GIMENO, Beatriz “Una aproximación política al lesbianismo” (De)construcción social de la sexualidad. Revista Servicios Sociales y política social del Consejo General de Colegios oficiales de diplomados en trabajo social. Nº 70. 2º trimestre, 2003

LANGARITA, Jose Antonio En tu árbol o en el mío: Una aproximación etnográfica a la práctica de sexo anónimo entre hombres, Edición Bellaterra, Barcelona, 2015

NIETO, José Antonio “Antropología de la sexualidad y discursividad” en Sociodiversidad y sexualidad, Edición Talasa, Madrid, 2011

PICHARDO, José Ignacio “Asunción Heterosexual” en Entender la diversidad familiar. Relaciones homosexuales y nuevos modelos de familia. Ediciones Bellaterra, Barcelona, 2009

RUBIN, Gayle (1989) “Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad” en Vance, Cacelore Placer y peligro: explorando la sexualidad

RICH, Adrienne (1980) “Prólogo” en Heterosexualidad Obligatoria y Existencia Lesbiana, DUODA Revista d’Estudis Feministes núm 10, Barcelona, 1996

SABSAY, Leticia Fronteras Sexuales. Espacio urbano, cuerpos y ciudadanía, Edición Paidós, Buenos Aires, 2011

SILVESTRI, Leonor Primavera con Monique Wittig. El devenir lesbiano con el dildo en la mano de Spinoza transfeminista, Queen Ludd, Buenos Aires, 2019

WITTIG, Monique (1978) “El pensamiento heterosexual” en El pensamiento heterosexual y otros ensayos, Editorial Egales, Madrid, 2006

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s